Murió el actor cómico Carl Reiner a los 98 años

Creador de ‘El show de Dick Van Dyke’, cineasta detrás de ‘Un loco anda suelto’ u ‘Oh, God!’, Saul Bloom en la trilogía ‘Ocean’s Eleven’… Hollywood se despide del también padre de Rob Reiner (‘La princesa prometida’)

 

Carl Reiner, histórico de la comedia de EE.UU, actor, guionista y director, ha muerto en Beverly Hills a los 98 años de edad este lunes 29 de junio. Fallecido por causas naturales en su casa, será recordado profesionalmente por crear El show de Dick Van Dyke y por dirigir películas como Un loco anda suelto (1979), con Steve Martin, u Oh, God! (1977), con George Burns. También hizo de Saul Bloom en la trilogía Ocean’s Eleven de Steven Soderbergh y era padre del cineasta Rob Reiner (La princesa prometida).

Ganador de nueves premios Emmy, entre ellos cinco para El show de Dick Van Dyke, Reiner también dirigió largometrajes como El cómico (1969), Dos veces yo (1984), Hay un muerto en mi cama (1990), Distracción fatal (1993) o Ese loco sentimiento (1997). Como intérprete, ha prestado su voz en títulos como Toy Story 4, Padre de familia, American Dad, El rey de la colina o Bob’s Burgers y ha aparecido en series como Dos hombres y medio, Parks and Recreation, Ally McBeal, Frasier, Boston Legal, House y un larguísimo etcétera. El martes, su hijo Rob Reiner publicaba el siguiente mensaje en Twitter: “Mi padre ha muerto esta noche. Mi corazón está herido mientras escribo esto. Él era la luz que me guiaba”.

ras su fallecimiento, muchas personalidades de Hollywood han expresado sus condolencias. Este ha sido el caso de George Clooney, que coincidió con él en la saga Ocean’s Eleven de Steven Soderbergh. “Carl Reiner hizo que cada cuarto al que entraba fuera más divertido, más inteligente y más amable”, ha declarado a Variety. “Todo parecía tan fácil. Qué regalo tan increíble nos hizo. La suya fue una vida bien vivida y todos nosotros somos mejores por ello. Descansa en paz, amigo mío”. Por su parte, su amigo, el también actor Alan Alda, ha dicho: “Su talento permanecerá por mucho tiempo, pero la pérdida de su amabilidad y decencia deja un hueco en nuestros corazones. Te queremos, Carl”.

Fuente: Sensacine