Román Chalbaud “Culturizarse es muy importante porque enriquece el alma”

Es uno de los iconos dentro del panorama artístico venezolano, sin duda, un gran artista que durante más de 50 años ha aportado al desarrollo de las artes en nuestro país.  Román Chalbaud, aún (afortunadamente) se encuentra activo dentro del teatro y el cine que se hace en Venezuela. Dramaturgo, director de teatro, cine y televisión.

Jeizer Ruiz

Durante su carrera artística ha escrito más de 20 obras teatrales, ha dirigido una gran cantidad de películas, por mencionar algunas: “Caín adolescente” (1959) “La oveja negra” (1987) “El pez que fuma” (1977) “Días de poder” (2011). También en televisión supo destacarse y poner su sello, con producciones como “Guerra de mujeres”(2001). Condecoraciones, premios y reconocimientos rodean a Román Chalbaud desde sus inicios hasta nuestros días. Además ha ocupado importantes cargos en áreas culturales, dentro de su legado se destaca como fundador de importantes proyectos, por ejemplo la fundación de lo que fue “El Nuevo Grupo” (1967).

Actualmente se encuentra entre otras cosas, realizando una serie televisiva que según lo adelantado por Román, se llamará “Querubín de Hojalata” una historia que se  centrará en la infancia de este gran artista. Hablar de cine o teatro en Venezuela, es necesariamente, hablar de Román José Chalbaud Quintero, como uno de los pioneros de estas artes en nuestro país. Les dejo pues, la entrevista que pude hacerle en un estudio de su espacioso apartamento, rodeado de una inmensa colección de películas y libros que invaden el espacio. Sin contar la cantidad de objetos, afiches, cuadros, y muchos otros elementos que decoran el apartamento de Román, todos, relacionados entre otras cosas, al cine o al teatro…

Fuera de todo concepto que hemos aprendido. ¿Qué es el teatro para Román Chalbaud?

La vida, desde que yo descubrí el teatro, fue para mí una emoción enorme al principio, y después me puse a comprar todos los libros de teatro, todos los escritores que no había leído. Fue cuando estudié bachillerato a través de Alberto De Paz y Mateos, era el maestro. Yo escogí la actividad extra-cátedra, escogí el teatro, y Alberto de Paz y Mateos lo daban. Él había estado con García Lorca en “La Barraca”. Fue maravilloso, montaba obras con nosotros, pero lo maravilloso era las maquetas que él hacía, y las iluminaciones que las hacía el mismo, y los intelectuales de Caracas de esa época iban a ver nuestros ensayos, no por la actuación de los estudiantes, sino porque Alberto era un gran artista. Entonces yo conocí realmente el teatro a través de él.

 

¿Cómo ve usted el panorama teatral venezolano?

Bueno, están surgiendo nuevos valores. Yo viajo mucho por el interior dando clases, de cine sobre todo, y me ha tocado ver grupos de teatro. Por ejemplo en Margarita me sorprendió, me invitó Salitas a ver un montaje que él hizo de “Los Ángeles Terribles” y era estupendo, yo quise que lo trajeran a Caracas, no se ha podido todavía. Pero en los dos días que estuve en Margarita vi cuatro obras, dos de UNEARTE. UNEARTE está funcionando muy bien. Entonces me maravillé que tú vas a Margarita y puedas ver cuatro obras distintas en dos días, igual en Barquisimeto en Ciudad Bolívar en Maracaibo. La gente está haciendo cine y teatro. Y hay jóvenes, que tienen el deber y el derecho de hacer cine y teatro mejor que el que hicimos nosotros, porque ellos están aprendiendo, hay escuelas, cuando nosotros empezamos no había la cantidad de escuelas que hay ahora.

 

-¿Se puede vivir haciendo teatro? 

No, no se puede vivir haciendo teatro. Mamá estaba angustiadísima cuando yo empecé a escribir teatro, porque pensaba que como es posible, que de que iba a vivir yo, que yo no iba a servir para nada si iba a hacer eso que no daba dinero. Hasta que empezó la televisión. Entonces a los que hacíamos teatro y cine nos llamaron para televisión, que si pagaban unos sueldos estupendos. Pero del teatro no se puede vivir, puedes tener un éxito enorme en una obra, como yo lo tuve en “Sagrado y obsceno” por ejemplo, que venía gente y compraba las entradas con tres semanas de anticipación, venían del interior a verla. Pero eso es un caso que no es común, entonces no puedes vivir del teatro.

 

pastedImage

¿Cree usted que el teatro o las artes en general de nuestro país, tiene el apoyo gubernamental suficiente para un óptimo desarrollo del mismo?

Nunca es suficiente (risas), tiene bastante actualmente, un poco más que antes, pero todavía falta más.

 

Tres nombres que para Román fueron, o son parte del desarrollo del teatro venezolano. 

Alberto De Paz y Mateos, Juana Sujo y Horacio Peterson.

 

¿Qué opina Román sobre la nueva generación de creadores del arte escénico? 

Bueno, estamos esperando grandes obras…

 

Si pudiera rescatar algún aspecto del teatro que pudo experimentar en décadas anteriores ¿Qué rescataría? 

No todo… Los textos son muy importantes, la realización de una obra, la dirección, los actores, todos los elementos son muy importantes en el teatro.

 

¿Cine o teatro?  

Yo tengo tres amantes, digo, dos amantes y una esposa. Que es el cine, el teatro y la televisión. La televisión es una amante, pero no sé entre el cine y el teatro cual es mi esposa, pienso que es el teatro (risas).

 

Si tuviera que escoger un personaje de alguna de sus múltiples obras teatrales, que más se parece a usted, ¿cuál sería y por qué?

Bueno, todos se parecen a uno, a gente que uno conoce, a gente que ha conocido o a una frase que te dice alguien al pasar, ahora, yo pienso que todos mis personajes se parasen a mí. Yo escogería La Garza, no porque se parezca a mí, sino porque es la que el público recuerda mucho más.

 

¿Qué hizo Román Chalbaud para lograr el éxito que aún le acompaña? 

Bueno, eso uno nunca lo sabe. Yo lo que hice fue escribir lo que está dentro de mí, lo que me emociona, lo que me conmueve. Lo que me hace pensar, Chejov decía “Habla de tu parroquia y serás universal”

 

Algún deseo que quiera cumplir 

Bueno tener siempre la mente despierta y ágil para poder seguir trabajando.

 

¿Qué legado cree usted que ha dejado para el arte venezolano? 

¿Quién yo?

Si, usted

Bueno no sé, lo que dice la gente por ahí y tal, que es muy importante la labor que yo he hecho. Lo que pasa es que a mí me gusta trabajar y sigo trabajando ahorita estoy escribiendo una obra nueva, que se llama “Los espíritus animales” también tengo como cinco años trabajando en eso.

 

¿Hace falta el “Nuevo Grupo”? 

Sí. Hace falta. Nosotros tuvimos un teatro 20 años, de martes a domingos había funciones. Las obras duraban como en el cine, si iba buen público, duraban tres semanas, cuatro semanas. Había obras que duraban seis meses, otras que duraban dos semanas y terminaban porque no iba público. Pero allí teníamos un teatro veinte años que duraba de martes a domingo. Como seria nuestro éxito que alquilamos una quinta en la calle de  enfrente del teatro en la prolongación los manolos, y en el garaje de esa quinta hicimos otro teatro. Ósea Teníamos no uno, sino dos teatros, el teatro Alberto De Paz y Mateos y el teatro Juana Sujo. Eso hace falta. Ahora nos montan las obras, viernes, sábados y domingos nada más. En esa época había más público para teatro, y ese público lo hicimos nosotros por supuesto. Al principio no había nadie, nos parábamos en la puerta “allá vienen tres” que subían la colina y pasaban de largo, no iban para el teatro, iban colina arriba, vivirían arriba (risas), pero logramos hacer un público.

 

Alguna anécdota previa a la escritura de alguna de sus obras

Bueno por ejemplo “Bingo”, yo la empecé a escribir en el 1980 en Nueva york por un cuento que me echó un periodista argentino que vivía allá, y ese cuento me inspiró “Bingo”. La empecé a escribir en el 80, se me cerraron las puertas no la podía escribir, y un día en el 2011 ¿Cuántos años después? Me senté, tenia escrita como la mitad, y es como si los personajes me dictaron la obra, la terminé. Se la di a Costa Palamides y se estrenó, luego de 30 años.

 

Tengo la certeza que tendremos a Román Chalbaud para rato, entonces le pregunto ¿Cuáles son sus próximos proyectos? 

Bueno terminar “Los espíritus animales” que es la obra que estoy escribiendo. Estoy escribiendo también una novela corta que se llama “Querubín de hojalata” que es mi infancia, una novela sobre mi infancia. Tengo una serie de televisión de la Villa del Cine que se llama “En clave de fuga”, que es sobre la fuga del cuartel San Carlos, pero la segunda, no la primera donde estaba Teodoro Petkoff, sino la segunda fuga que huyeron 23, fue famosa. El guion lo escribió Gustavo Michelena, Rolando Chávez y otras personas que también colaboraron, entonces son ocho capítulos de una obra para televisión, lo voy a hacer con la Villa. También la vida de Chávez en dos o tres películas lo está escribiendo Luis Britto García.

 

Para finalizar, algún consejo que quiera dar, a los artistas venezolanos, que seguimos en la lucha por el desarrollo del arte en nuestro país 

Leer mucho, estudiar mucho, conocer todas las obras de teatro. Los que hacen cine, el cine es el séptimo arte, tienen que conocer no solo el séptimo arte sino los seis que vienen atrás, uno de ellas es la pintura, la arquitectura, el teatro. Entonces, hay que leer mucho, porque al leer uno se está culturizando, el hombre tiene que ser un hombre culto, conocedor de las cosas, es cierto que a veces surge gente espontanea que no son cultos y hacen una obra maravillosa, tanto en pintura como en teatro, puede ser en el cine, pero no es la regla en general. Entonces, culturizarse es muy importante porque enriquece el alma.