La muerte en la literatura y su efecto sobre los que quedamos vivos

La vida y la muerte son dos temas que siempre han estado presentes en la literatura, la cual una y otra vez ha buscado darle sentido a estas experiencias muy humanas. Aquí hablamos de la muerte en cuatro obras literarias anglosajonas. Una palabra para el precavido: hay SPOILERS.

 



Mort (1987). Mortimer (Mort) era un chico patológicamente torpe cuyo principal defecto era que pensaba demasiado. Al menos esa era la opinión de su padre y su tío, quienes consideraron que el futuro del muchacho no estaba en el negocio de agricultura de la familia (que, de ejercerlo, podría haber terminado en resultados potencialmente catastróficos para la economía de todos los involucrados), sino como aprendiz de algún oficio en el cual pudiera formarse y cambiar su carácter para mejor. Así es como Mort termina siendo aprendiz de La Muerte (LITERALMENTE). Los problemas comienzan cuando Mort cae enamorado a primera vista de una de las personas cuya alma debía segar, la princesa Keli. Esto fue profundamente problemático porque la paradoja que se creó al perdonarle la vida se vio incrementada en su potencia por el hecho de que la muchacha no era un ser humano libre de forjar su propio destino, sino alguien que por derecho y deber de nacimiento tendría la responsabilidad de todo un reino. En el mundo mágico de Terry Pratchett esto se traduce en que la paradoja tenía el poder de destruir todo el discomundo en el que las personas viven y mueren, pero al final el poder del amor (o, mejor dicho, de la perseverancia) triunfó sobre un destino que no tiene por que ser completamente estricto. Además, como lectores tuvimos la oportunidad de conocer a una Muerte que tiene mucho más de fríamente lógica y menos de aterradora.

Game of Thrones. Muchos tienen conocimiento de esta obra a través de la serie producida por HBO, la cual está basada en la serie de libros de fantasía del mismo nombre por el autor estadounidense George R.R. Martin. La primera muerte, acontecida en el prólogo del libro y los primeros minutos del primer capítulo de la serie, es significativa por cuanto se trata la de un guardia de Night’s Watch, el enorme muro de hielo que separa al reino de lo salvaje que se encuentra en el otro lado. Esta muerte introduce al protagonista de la serie, Eddard Stark, y el tema del honor y el deber como componentes inextricables de quien aspire a ser un buen líder. La segunda muerte, la Lady, el Canis dirus (direwolf) de Sansa, llevó a los fans a desear la muerte lenta y dolorosa de la reina, Cersei, por haberla ordenado y porque el maltrato animal usualmente tiene este efecto en la gente que tiene un saludable respeto por la vida de los animales. La muerte de Vyseris Targaryen, heredero al trono de la casa depuesta de Targaryen, fue impactante por la violencia con la que fue ejecutada. Poco después, su ejecutor, Khal Drogo murió a causa de una infección y envió a miles de fans al luto porque muchos se habían enamorado de la relación del Khal con su esposa Daenerys (Dany) Targaryan. Pero ninguna de estas muertes fue tan impactante como la muerte de Mirri Maz Duur y la del protagonista del primer libro y de la primera temporada de la serie, Eddard Stark, ya que lleva a conclusiones un tanto desconsoladoras. Mirri Maz Duur no muere tanto por haber causado la muerte del Khal, sino porque su muerte era el precio que Dany debía pagar para obtener la vida de los dragones que le darían acceso al trono que le había sido robado. La muerte de Eddard Stark, en toda su injusticia, brutalidad y drama, hace preguntarse si no es el destino de los buenos y los justos terminar de esa manera.

Harry Potter (1997). Desde la primera página de La Piedra Filosofal, muchos se cuestionaron la expectativa de vida del niño que vivió, por aquello de que un sociópata estuvo tras sus pasos incluso desde mucho antes de que pudiera darlos, pero al final el vivió y sobrevivió. El libro abre con una de las dos muertes más importantes: la de los padres de Harry. De los dos, la muerte de Lily Potter es la que le permite a Harry crecer y tener una oportunidad. El cuarto volumen, titulado Harry Potter y el cáliz de fuego, es donde por primera vez presenciamos como lectores una muerte que nos afecta directamente. La víctima fue un muchacho llamado Cedric Diggory, competidor del Torneo de los Tres Magos por Hufflepuff. Esta muerte fue significativa porque se trató de la primera vez que Harry no pudo salvar a alguien, y marcó el inicio de un tono más oscuro en la narrativa de Rowling. Sin embargo, la primera muerte realmente impactante ocurrió en el volumen siguiente, Harry Potter y la Orden del Fénix, cuando Sirius Black muere en un enfrentamiento contra su prima, Bellatix Lestrange. La reacción se hizo sentir tan pronto los fans más ávidos terminaron la lectura (aproximadamente 24 horas después del lanzamiento del libro, o incluso menos). Las redes sociales se llenaron de fans que lamentaban la muerte de Sirius o incluso acusaban a la autora de haber matado al personaje de una manera poco digna (muerte por cortinas death by drapery en inglés), y al final sólo les quedó la esperanza de que quizá estuviese presente en alguna parte. La siguiente muerte fue anunciada incluso antes del lanzamiento del libro, porque en una tienda vendieron Harry Potter y el Príncipe mestizo antes del tiempo oficial para su venta y escaneó la página en donde se anunciaba la muerte de Dumbledore a manos de Severus Snape. Los fans volvieron a expresar su rabia en las fuentes sociales, sólo que no tanto por la muerte del personaje, sino por el hecho de que personas inescrupulosas les arruinasen la parte más importante de todo el libro. Las últimas muertes impactantes corresponden al último tomo, Harry Potter y las reliquias de la muerte, en donde mueren Hedwing, la lechuza mascota de Harry, Dobby, el elfo doméstico, Severus Snape, Remus Lupin y Fred Weasley, entre muchos otros. Estas muertes causaron revuelo y los seguidores de estos personajes se aseguraron de hacer sentir su opinión en la plataforma mundial de la Internet. Sin embargo, este libro es especial porque en él la muerte figura como tema central, y se discuten perspectivas tales como ¿Qué es la muerte? ¿Qué significa morir? y el significado del sacrificio de una persona ante la adversidad. Quizá la muerte más impactante debería ser la del antagonista principal, Lord Voldemort, para quien vivir de la forma más corrupta posible es preferible a encarar la muerte, que lo aterrorizaba más que el mismo Dumbledore.


Una serie de eventos desafortunados (1999). Fiel a su nombre, el primer libro de la serie comienza con una muerte: la de los padres de los hermanos Baudelaire. De hecho, sin su ocurrencia, los engranajes de la trama jamás se habrían puesto en movimiento. Después del primer libro, los cinco volúmenes siguientes siguen una misma estructura que se puede describir de la siguiente manera: los hermanos son enviados a vivir con un tutor que es casi completamente incompetente para cumplir sus funciones, y Violet, Klaus y Sunny tienen que ingeniárselas para sobrevivir a los planes del principal antagonista, el Count Olaf. De hecho, sólo su inteligencia individual y colectiva es lo que se opone entre Olaf y su éxito, ya que no solamente sus tutores, sino la mayoría de los adultos, parecen ser completamente incompetentes para protegerlos.  En el séptimo libro (The Vile Village), y exactamente hacia la mitad de la historia, la dinámica cambia y los huérfanos pasan a ser perseguidos por la sociedad en pleno, cuando Olaf consige incriminarlos por la muerte de Jacques Snicket, hermano del supuesto autor de la serie de libros, Lemony Snicket. Los esfuerzos de los hermanos por sobrevivir los llevan a conocer las verdaderas razones por las que son perseguidos: no son más que las víctimas de dos fuerzas que existían y que estuvieron en conflicto mucho tiempo antes de que ellos nacieran. Las muertes de Count Olaf y su principal antagonista, Kit Snicket, cierra ese capítulo de la historia. El destino de los hermanos es ambiguo, y se da a entender que pudieron haber muerto como consecuencia lógica de luchar contra lo inevitable (The Great Unknown, eufemismo en inglés para aquello que está después de la muerte), o pudieran haber sido rescatados por The Great Unknown, un submarino controlado por fuerzas amigas de los Baudelaire.

A partir de una visión general de estas obras podemos pensar en la muerte como varias cosas. En definitiva, es eventual, en el sentido de que es la consecuencia lógica y biológica de estar vivos. Sin embargo, no tiene por que ser necesariamente mala (Mort) y lo que pase a continuación puede depender de uno mismo más que de una fuerza superior justa o injusta. La muerte, por otra parte, también puede ser entendida como la lucha que tienes enfrentar si es que deseas seguir vivo (Una serie de eventos desafortunados, Harry Potter y A Game of Thrones). Si bien pareciera que esto último se presta a traer a colación nuestra experiencia diaria temporal y culturalmente situada, ese no es el propósito de este escrito, sino resaltar el papel central del individuo lector frente a su propio destino. La muerte está ahí, algunas veces de forma más literal que otras, pero la actitud hacia ella es lo que importa, y se puede decir que su interpretación dice bastante del tipo de persona que eres.

 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

One thought on “La muerte en la literatura y su efecto sobre los que quedamos vivos”