rotor

EL MUNDO DEL HUMOR Y LA TELEVISIÓN VENEZOLANA amaneció de luto hoy al conocerse la noticia del fallecimiento del humorista Juan Ernesto López, conocido en el mundo artístico como “Pepeto”. Tenía 83 años.

La periodista Carmela Longo dio a conocer la especie a través de su cuenta de Twitter.
Además de su condición de salud por su edad, la muerte del cómico se debió a consecuencias relacionadas con problemas respiratorios, informaron fuentes allegadas a su familia. Se encontraba recluido en un centro médico de Caracas.

EDO

@edoilustrado

Buen viaje Pepeto querido. Formaste parte del soundtrack de risas de nuestras vidas. Contigo se va parte de la audición. Que te vaya bien.

El talento y la comicidad del actor quedaron grabadas en el imaginario de los televidentes gracias a los múltiples personajes que interpretó en “Radio Rochela”, programa transmitido durante 53 años a través de la señal de Radio Caracas Televisión (RCTV).
Inició su carrera artística en la radio, medio en el que participó en “La cruzada del buen humor” que posteriormente fue llevado al “El show de Víctor Saume” y en la televisión a “Radio Rochela”.

En 1968, participó en el programa “Qué gozadera”, así como también en “Genovevo”.
Entrañables fueron sus caracterizaciones del fallecido presidente venezolano Rafael Caldera y de los personajes “Félix Gonzalito” y “Papupapa”, entre muchos otros.

Pepeto también estuvo al frente de su propio espacio “El show de López”, junto con Umberto Buonocuore.
En un momento de su trayectoria estuvo presente en la pantalla chica tres veces por semana: los lunes con “Radio Rochela”, los miércoles con “Honofre pecho pelúo” y los viernes con su show.
En 2013, luego de cumplir 50 años en la actuación recibió una placa conmemorativa por Venevisión.
López nació el 22 de septiembre de 1935 en Valencia, estado Carabobo.
Estudió en el Colegio La Salle, comenzó a estudiar Arquitectura en la Universidad Central de Venezuela. Junto con Cayito Aponte, Joselo y Charles Barry formó parte de una generación entrañable de humoristas.

Dentro del laberinto que se puede llegar a considerar la sociedad moderna, hay mucho miedo en el ambiente. Miedo a chocar con los valores o las condiciones particulares de la gente que nos rodea. Y haciendo un análisis personal del asunto, nos damos cuenta que el miedo realmente no es el de ofender al otro, de cruzar algún límite que dañe o lastime a nuestro prójimo, sino que el miedo se centra en que se nos perciba a nosotros mismos como alguien que está fuera de lo correcto. El miedo a no ser políticamente correcto que tienen algunos países desarrollados realmente es un miedo a verse mal en sociedad.

Hago esta reflexión porque si a John Callahan, personaje real en el que se hace homenaje en la película “No te preocupes, no irá lejos” hubiese desarrollado su trabajo como caricaturista en la actualidad, hubiese sido crucificado. Estamos en una era  en la que nos preocupan cosas  bobas, hay activismo inecesario y la gente se ofende por cosas absurdas y simples.

El centro del trabajo de Callahan era burlarse y hacer humor de personas en de las que nadie haría humor: personas con discapacidad, homosexuales, feministas, extranjeros,  personas de color… incluso su contra parte, se burlaba de los racistas, del KKK, de los homofóbicos, de la gente sin discapacidad… Callahan se burlaba de todo el mundo.

Y es que el mismo pertenecía a uno de estos grupos. Y antes de explayarme más les explico.  “No te preocupes, no irá lejos” es la historia de Callahan, quien a los 21 años sufrió un accidente automovilístico que lo dejó cuadrapléjico debido a sus múltiples adicciones, como a la del alcohol, problema que sufrió durante casi toda su vida antes y después del accidente.

“No te preocupes, no irá lejos a pie”

Sin embargo este problema lo hizo encaminarse a una carrera de caricaturista con un humor increíblemente ácido que le permitió seguir trabajando en medios como Willamette Week,  Playboy y The New Yorker   Y alcanzar una fama necesaria para alguien tan brillante como él.

La trama de la película es algo lenta, pero vale la pena porque al final sales del cine con el corazón arrugado con la historia de autodestrucción y auto realización de este hombre.  Y en gran parte esto es por la brillante actuación de Joaquin Phoenix.  Quien se mete tan bien en la piel de este personaje que cuesta reconocerlo a ratos. Él está acompañado con un grupo de actores extraordinarios como Rooney Mara, Jonah Hill y Carrie Brownstein Mención aparte es el papel de Jack black, quien se escapa de su actuación bonachona y prácticamente plana que hace en todas las películas en donde actua, y hace un papel si no genial, interesante.

El trabajo de Callahan especialmente las mejores caricaturas, puede conseguirse  en Google muy fácilmente y “Quads” la serie de televisión animada que transmitió Locomotion en la primera década de este siglo, escrita y producida por Callahan y que estaba basada parcialmente en su vida se puede descargar en un sin número de páginas de streaming.  Revísenla, están geniales.